Los bolsillos en Dellas, de Charlotte Perkins Gilman

“[…] todavía no había señalado que esas mujeres tenían un sorprendente número de bolsillos de todo tipo. Todas sus prendas de vestir, sobre todo los monos que llevaban debajo de la túnica, estaban llenas de bolsillos. Esto nos permitió aprovisionarnos de nueces hasta parecer soldados prusianos marchando en formación”

“Nos habíamos acostumbrado a la ropa. Era tan cómoda como la nuestra habitual —a veces más— e innegablemente más bonita. En cuanto a bolsillos, era inmejorable. La prenda intermedia que
llevábamos estaba prácticamente forrada de bolsillos. Dispuestos de forma muy ingeniosa, resultaban muy cómodos para alcanzarlos con la mano y nada incómodos para el cuerpo, y al tiempo que reforzaban la prenda, también la embellecían con el adorno de sus pespuntes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *